October 10, 2007

muchos cientos de años atrás...

Lo único que pudo hacer fue cerrar los ojos para que no delataran su tristeza. La rabia que sentía no era suficiente para que dejara de pensar en la muerte de su amada. Ya cerrados sus ojos, dos lágrimas de dolor quedaron aprisionadas en sus párpados, no podía más que seguir recibiendo en su espala los fuertes cortes que provocaba en su piel el ya ensangrentado látigo. Sus puños cerrados guardaban su propia sangre, sangre que brotaba por el metal apretando sus muñecas.

Las rodillas estaban enterradas en el lodo, sus dientes fuertemente apretados habían logrado callar sus gritos de dolor. Ni la fuerte lluvia había logrado detener al verdugo que parecía disfrutar cada uno de los golpes. Solo los truenos lograban opacar el sonido del impacto del cuero sobre su piel, sobre su carne al rojo vivo.

Las fuerzas se le escapaban, cada vez que su cuerpo le traicionaba cayendo en el suelo por el peso de las cadenas y los impactos en su espalda, llegaba otro capataz y le tomaba por los brazos hasta dejarlo nueva vez arrodillado. Cuando no pudo mantenerse más, lo amarraron por los pies a un árbol y continuaron hasta que el sol le dio paso a la luna, y con ella llegó el final de su vida...y con esto su libertad.

Ese fue su castigo...

Cuál fue su falta además del color de su piel y el ser esclavo? tratar de impedir que su mujer fuera violada y asesinada por un "descubridor".

...nos trajeron el desarrollo, la religión y el idioma, se llevaron la cultura, vidas, riqueza, autonomía...tenemos mucho de que agradecer si...pero creo que también tenemos mucho de que lamentar...

2 comments:

lizzie González said...

como dice una canción de cualestuversión...Colón, tu m***dita madre

PVilas said...

http://www.cualestuversion.com/mp3_download.php?f=cancion_regaeton%20de%20caonabo.mp3