February 10, 2009

la batalla...


Han pasado algunos minutos desde que luchamos aquella batalla. Ahora sobrevuelo visualmente el campo de guerra en busca de más sobrevivientes. Los escombros que rodean el área son testigos silentes de la lucha que se libró en ese lugar. El terreno que a veces lució pacífico y civilizado, se convirtió un escenario hostil y frenético, para ahora haberse transformado en un paisaje calmo, tranquilo, pero evidentemente desorganizado.

Me entretengo en el paisaje devastado, hasta que logro ver el cuerpo inmóvil de otro sobreviviente, digo otro, porque el primero fui yo. En este caso es una sobreviviente que se nota bastante abatida. Me acerco a ella retirando algunos escombros de encima y logro poner al descubierto su cuerpo desnudo. Está profundamente dormida, pero su piel pareciera estar despierta por el calor que de sus poros emite. No es necesario tocarla para sentir el fuego que brota de ella, ni acercar mi oído en su busto para notar los latidos de su acelerado corazón, que pareciera querer saltar desde el interior de su pecho. Contemplo su rostro - que bella - y vuelvo a cubrir su piel tal como la encontré segundos atrás. Me acomodo al lado de su cuerpo abúlico, le susurro algo al oído, que aunque esté seguro no responderá, se que al menos en sus sueños lo sentirá...


Imagen: cortesía de yahoo! i.s.

3 comments:

Mamá said...

Nice :)

Annie said...

Ummm que dulce...

Que lo disfruten

ddivanna said...

Que profundo...romantico... me gusto ese post.