April 8, 2009

Me perdí...

Me perdí en el movimiento de su cuerpo, le veía y la sentía, sentía cómo se dejaba llevar por el sonido de las cuerdas de la guitarra y por el canto despechado de aquella voz. En su bello rostro se dibujaban cada una de las letras y notas que se colaban por su piel hasta mezclarse con sus sentidos, como si por las venas le corriera la sangre flamenca que brotaba de su ser.
Me perdí en el danzar de sus manos que acariciaban el aire, sus dedos bailaban entre ellos y formaban un remolino de viento imaginario que por momentos me atraía más y más a ese baile hipnótico hasta sentirle rozando mi piel.
Me perdí en el vaivén de sus caderas, que se convertía en mi agonía cuando lograba con su cintura hacer bailar aquella falda, que sin pensarlo dos veces obedecía el mandato de su cuerpo. Sus brazos se elevaban erguidos delante de ella, llevándome a soñar despierto con ellos y con ese color tan bello de su piel, incitándome a dejar mi rol de simple espectador y convertirme en su gitano, en su flamenco, en su bailaor.
Me perdí en su mirada -que mirada-. Cuando sus ojos se cruzaron con los míos me dejó sentir en la piel el fuego que ardía en su interior. El tablao se convirtió en nuestro mundo y en el nos enredamos bailando ella y yo...


2 comments:

Beba_Felina said...

Calor, caderas, fuego, contoneo me encanta. El baile es algo descomunal ke libera, hace a la mujer sentirse y verse sexy. Simplemente super relajante :)

Carolin said...

Que chulo! Que rico baile!
Siempre es bueno mover el cuerpo más aún si la compañía es buena jejejeje