July 6, 2009

antes de dormir...

Me levanté de la cama con la incertidumbre de si había pasado el pestillo a las puertas de la cocina y de entrada al apartamento. No lo recordaba. En la mente tenía claro que había pensado hacerlo, pero no lograba recordar con plena seguridad si lo había hecho. Busqué las llaves y fui a verificar la puerta de la cocina, que estaba cerrada perfectamente. Luego caminé hasta la sala para chequear la puerta de entrada, y noté no solo que le faltaba el pestillo superior, sino que hasta el del manubrio no estaba puesto. Abrí la puerta, tampoco la reja estaba completamente cerrada. Aunque me pareció un poco extraño, porque no recordaba haberla dejado así, cerré por completo ambas puertas y luego regresé a mi cuarto.

Puse la llave en el gavetero cuando noté que había dejado la puerta del baño abierta. Fui a cerrarla tomándola del manubrio, pero sentí que una fuerza en dirección opuesta sostenía la puerta y me impedía cerrarla. Asustado, solté la puerta, pero no se movió más. Con cautela prendí la luz del baño y me asomé, no encontré nada extraño, por lo que asumí que el cansancio y un golpe de viento estaban jugando con mi mente. Apagué la luz del baño y cerré la puerta, esta vez sin ningún problema. Me acosté en la cama, me cubrí con la sábana, y justo cuando cerré los ojos para tratar de dormir, la puerta del baño se abrió, la luz estaba prendida.
.
.
imagen encontrada en yahoo.

2 comments:

Penélope said...

Dejenme decirles que yo hago todo un proceso parecido y no me puedo dormir si no estoy segura si cerre la puerta si le puse pestillo, si cerre la ventana ahahah es un desastre, pero tambien nos hace evitar problemas.

lin* said...

uuuuuuuuuuy ya me asustaste... y que paso que era??