December 15, 2004

En el desierto...

Una vez más desperté en este inmenso vacío, casi no siento los piés y me doy cuenta que a mi alrededor las aves de rapiña se cansaron de esperar mi caida y se fueron en busca de una comida fácil. Las noches pueden ser las más frias, pero desde el primer resplandor del sol la piel inicia el proceso de cocción. Mi organismo se acostumbró a la falta de agua, para sobrevivir espero la breve húmedad del amanecer y la esperanza de toparme en mi camino con un inocente escarabajo o algún gusano regordete que me haga olvidar en donde estoy.

Debo tener al rededor de siete días desde la última vez que hablé con otro ser humano, al principio sentí un alivio, pero luego del tiempo me doy cuenta que lamentablemente somos una especie que necesitamos la interacción con otro igual, estoy sintiendo que los límites de la cordura se debilitan y dan paso a la locura. Otra cosa que he aprendido a valorar más, es el agua fria de un manantial, la brisa refrescante debajo de un arbol, o una jugosa fruta siendo triturada y exprimida por mi boca. Lástima que no tengo nada de eso.

Quisiera poder retractarme y no encontrarme en esta marcha sin sentido -los píes me arden- , creo que ya es demasiado tarde para regresar, además debe faltarme poco, quizá par de días mas.

Desperté!

Espero esta noche volver a soñar lo mismo, y así enterarme qué hago en ese desierto y qué &$%#/! estoy buscando...

2 comments:

Migue said...

Pedro, estas en Marzo del 2005???, ahora la que quiere saber que =)(/&% estas buscando soy yo...

PVilas said...

jejejeje
fue la insolación...