April 5, 2005

Llegaste

Me gasté media vida buscando un mundo perfecto,
Dejé pasar muchos días con sus muchas noches a la espera de mil fantasías,
Mordí mis labios hasta sangrar para no gritarle al universo y a su contenido,
Sepulté docenas de poemas antes de verlos nacer, porque no tenían en quien vivir.

Me cansé de pelear mil guerras, de las cuales novecientas no eran mías,
Reclamé al sol por la intensidad de su amor, y cuando se le gastó le reclamé de nuevo.
Llegué a ver el final de mis días en el próximo paso de mi incierto caminar,
Saludé a la soledad cada mañana al despertar y cada noche al acostarme.

Pero cuando finalmente llegaste, con el simple hecho de ser, un arcoíris borró el gris de mis ojos y mi agonía milenaria sucumbió ante el nacimiento de una vida mejor.

3 comments:

Giancarlo.tr said...

Hay personas que con una simple palabra o una mirada, crean una avalancha en tu torrente sanguineo y olvidas en un segundo, por que era que estaba congelado.

lizzie González said...

y creo que todo el mundo tiene o tuvo ese alguien en algún momento...que hasta pensar en esa persona hace que te falte el aire.

Anonymous said...

uma infinita tristeza
(manu chao )