January 28, 2009

Historias al aire...


Las letras se escapan, las palabras se esconden, no se atreven a formar parte de un párrafo o una estrofa, ni siquiera parte de una línea sobre aquel papel. Las ideas se van perdiendo en el aire, se alejan de su mente desapareciendo en la nada, algunas muriendo justo después de nacer. Ni la memoria que también es escasa, es capaz de recuperar aquellos pensamientos que se negaron a ser impresos sobre las hojas en blanco, esas que suplican entre metales ser algo más que eso, hojas en blanco.

Pero es que los dedos arrugados, cansados y secos, ya no sirven ni para darle ordenes a una pluma, poco a poco van olvidando la alegría que sentían al presionar las teclas de aquella máquina vieja y destartalada, casi tan vieja y destartalada como aquel hombre, quien sobre ella trata y trata sin suerte de hacer realidad las imágenes en su mente. Los dedos, aquellos dedos que una vez fueron grandes interpretes de su cerebro ya casi centenario, no pueden hacer su función, se cansaron de contarle al mundo las fantasías y realidades que aquella mente destilaba sin fin.

Ya no le queda más que contar sus historias al aire. Algunas se perderán con el viento y se mezclarán con el canto de los ruiseñores que te despiertan por las mañanas, esas serán las alegres. Mientras que las tristes harán que el aire se espese hasta mezclarse con la nubes que forran tu cielo, y luego en forma de lluvia mojarán tus días y tu cabello negro.
.
.
(imagen prestada de yahoo! image search)

5 comments:

Francisco Castelo Branco said...

UN bueno pensamiento

me gustado

Mich said...

pero y no vas para el aeropuerto????? ayyy contrale! yo pensé q te iba a ver ahí! CHUIPI

gracias!! AMEN! :D

Filomena said...

Hermoso! el hondo sentir de un escritor!

Carolin said...

Esas últimas palabras me hicieron derretir. Sencillamente hermoso.

pvilas said...

...muchas gracias a tod@s. Que bueno que les gustó. :)